Encéfalo disperso

Algunas ideas sobre sociología, cómics, estadística, narratología, marketing, psicología, videojuegos, mitos y religiones o redes sociales. Asuntos que no son radicalmente dispares, pero sí lo suficientemente inconexos como para que su único hilo conductor sea, a falta de otra cosa, un encéfalo disperso. El de Joaquín Ágreda Yécora, para ser más precisos.

Uso personal de las redes sociales: un estudio de casos. El mío (II. La estrategia)

Este artículo es la continuación de otro anterior: Uso personal de las redes sociales: un estudio de casos. El mío (I. Los objetivos)

 Resulta que me doy cuenta de que tenía  cuentas abiertas de redes sociales en un número mayor de lo que creía. Así que me planteo poner un poco de orden. Estando ello, me ha intrigado la posibilidad de compartir esas reflexiones en este blog, mientras pongo manos a la obra. Por si eso ayuda a alguien o por si otros tienen la amabilidad de corregirme si me estuviera equivocando.

Que quede claro que no hablo aquí de cómo usar los Social Media para apoyar el desarrollo de un negocio. Todas estas reflexiones se refieren al uso personal de las redes, como particulares. Partiendo, claro, de que tal uso se quiera aprovechar, como es mi caso, para algo más que conversar on line por el placer de hacerlo. Porque mientras se conversa placenteramente, también ocurren más cosas:

  • se ofrece a otros una imagen de uno mismo y se influye en cómo nos ven,
  • se establecen contactos que pueden tener repercusiones off line,
  • se participa en una construcción social del conocimiento y la opinión pública con consecuencias más o menos remotas para nosotros,
  • etc.

Adelanto que no soy experto en eso que ahora llaman Personal Branding. No sé de marketing personal ni en modo alguno puedo reclamar un lícito magisterio en materia de Redes Sociales. Para nada. Simplemente pienso en público sobre algo que me ha llamado la atención: que las redes tienen para mí una utilidad práctica que va más allá de proporcionar entretenimiento, y que su aprovechamiento no tiene por qué abandonarse totalmente a los azares de la casualidad.

En el artículo precedente hacía un recuento de redes sociales en las que participaba y ponía en claro qué necesidades personales podrían ayudar a satisfacer si se usaban bien. Una vez clarificado ese punto y fijados luego unos objetivos generales, sólo queda establecer una estrategia de uso.

Creo que la estrategia personal para el aprovechar el potencial de las redes sociales debe seguir los pasos siguientes:

  1.  Asignar a cada objetivo una o varias redes sociales, en función de sus características.
  2. Plantear qué tipo de “interlocutores” deseo tener en cada una de las redes.
  3. Centrar, a priori, los “temas de conversación preferentes” que se van a introducir en cada medio, teniendo en cuenta los objetivos, interlocutores y las características de esa red.
  4. Plantearse qué contenidos originales y propios se podrían aportar en cada medio seleccionado.
  5. Localizar contenidos interesantes creados por otros.
  6. Planificar la frecuencia de contacto y de introducción de contenidos clave, sobre todo si no se tiene tiempo de sobra para estas cosas.

En el resto de este artículo voy a explicar esos 6 pasos, ilustrándolos, hasta donde sea prudente, con ejemplos de mi propio proceso de replanteamiento de mi uso de las redes sociales.

Asignar objetivos a las redes sociales elegidas

¿Qué redes se ajustan mejor a lo que espero obtener de mi participación en ellas? Para responder a eso hay que conocerlas un poco. Y cuesta. No es algo inmediato para el recién llegado a ellas, pues depende más de la experiencia propia que de lo que te cuenten. Aun así, enlazo algunas pistas sobre la comparación de las principales redes sociales en alcance y utilidad (pulsar las imágenes para acceder a la información):

  • Las Redes de Contacto: sirven sobre todo para relacionarse con otras muchas personas, pues convocan a muchos internautas. Por eso, compartir y difundir información a través de ellas es muy productivo y rápido. Son muy dinámicas. Aportan especialmente interlocutores fijos y difusión simultanea entre ellos. Por ejemplo: Twitter, Facebook y Google+.
  • Las Redes de Contenidos: ayudan más a crear y almacenar ordenadamente contenidos creados por uno mismo o a localizar contenidos interesantes creados por otros. Son medios algo más estáticos, permanentes y estructurados que pueden aportar una gran personalidad a nuestra presencia en las Redes de Contacto. Son los blogs y webs propios (yo uso WordPress y Blogger), los sites de almacenamiento de imágenes, videos o música (en mi caso, Flikr y Deviant Art), los que guardan y permiten la descarga de documentos en pdf u otros formatos (Scribid, Google Docs, Issuu) y también los recursos para suscribirse y leer webs y blogs cuyos contenidos te interesan, como Google Reader.

Vuelvo a compartir mi caso. Teniendo en cuenta los objetivos que me he propuesto, estimo que entre las redes que conozco, las que más me interesa usar (hoy) para alcanzarlos son estas:

Elegir interlocutores en las redes sociales

Si tienes objetivos concretos para la presencia en las redes, no tiene sentido dejarse llevar por el Síndrome Roberto Carlos (“yo quiero tener un millón de amigos…”) y tratar de captar como “amigo” o “seguidor” a todo el mundo. No hay tiempo para eso. Hay que afinar un poco.

Si tengo, por ejemplo, un canal más dedicado a contactos profesionales, lo lógico es ponerse a localizar usuarios de esa red con el perfil que puede contribuir mejor a los objetivos que me he propuesto en ese tema (aprender o vender o buscar empleo o lo que sea). Como este punto es más delicado, no voy a ilustrarlo con ninguna tabla relativa a mis proyectos. Pero supongo que se entiende el planteamiento. Buscar contactos adecuados al objetivo dentro de cada red social es un paso natural e ineludible.

Prever temas de temas de conversación preferentes

Las redes que hemos considerado “de contacto” no son sino conversaciones. De ahí que genéricamente me refiera a sus participantes como interlocutores (en lugar de describirlos como seguidores, amigos, etc.). Es decir, no basta con lanzar tus mensajes y olvidarte de responder o comentar o difundir los mensajes de otros. Esto es muy importante, porque, dentro del protocolo social de estas redes, la reciprocidad es garantía de éxito social. Es algo que consume tiempo y esfuerzo. Pues, por otro lado, es fácil dejarse llevar por las conversaciones de otros y olvidarnos de que las redes pueden hacer por nosotros algo más que darnos cháchara.

Por eso estimo que es importante tener un listado básico de los temas sobre los que te gustaría que hubiese conversaciones. En las cuentas que dedico a Burdinjaun, por ejemplo, como es un personaje de cómic y en particular un superhéroe vasco, me gustaría contar con interlocutores interesados en conversaciones que traten sobre: tebeos en general, superhéroes, etc. Y así con el resto de objetivos. Si tienes previstos y presentes ciertos temas de conversación, es más difícil que te dejes arrastrar solo por los temas que proponen los demás. No debes perder de vista que internet puede ayudarte (aun no sé si mucho o poco) a alcanzar ciertos objetivos personales.

Prever contenidos originales y propios (y crearlos)

Lo ideal es no dedicarse a relanzar sólo lo que han dicho otros, sea el último video chistoso o los artículos de un experto en cierto tema o los titulares de prensa o la versión de los testigos presenciales de un evento. Lo ideal es aportar algo propio que pueda ser mínimamente valioso para los demás interlocutores. Genera muchos beneficios. Pueden ser textos o fotos o videos o dibujos o sofisticadas infografías. Pero es eso justamente lo que relanzan los interlocutores en estas conversaciones virtuales. Lo que se retuitea, lo que se enlaza, lo que se comparte. Y lo que aporta más valor a los mensajes de quien crea esos contenidos.

Este aspecto de las redes sociales me parece muy interesante. Y lo más divertido. Por eso es necesario contar con esos otros recursos de los que he hablado antes, los “medios de creación y almacenamiento de contenidos”: blogs (o webs propias, si puedes permitírtelas), Tumblr, Flickr, Myspace, Deviant Art, etc.

Hay que tener en cuenta que las “redes de contacto” como Twitter o Google+ tienen una estructura muy caótica y efímera para mostrar contenidos propios. Lo último que publicas se amontona sobre lo anterior, de manera que lo primero que publicaste queda enterrado en el comienzo de un listado cada vez más largo. Se pierde, por tanto. En cambio, los medios “de contenidos”, estructuran la información de forma más ordenada y permanente. Como los álbumes de Flikr o las etiquetas o categorías asociadas a entradas de un blog. Y no digamos de una web bien diseñada, que es pura arquitectura de contenidos permanentes, para un fácil acceso a los mismos.

Si uno tiene textos, fotos, músicas, etc. propios, es muy interesante contar con estos medios de almacenamiento de contenidos. Sobre ellos es fácil crear enlaces para difundir ese material en las “redes de contacto”. Y estando allí almacenados y ordenados, no se pierden al cabo del tiempo, aun pueden ser vistos si generamos tráfico de interlocutores hacia allí.

Localizar contenidos interesantes creados por otros

Como las redes tipo Twitter o Facebook generan mucha información y enlaces, corremos cierto riesgo: el ser poco originales, repetitivos y aburridos, si nos limitamos a relanzar mensajes de las mismas fuentes y sin aportar nuestro comentario. Es probable que otros de nuestros interlocutores en esa misma red hayan recibido ya ese relanzamiento de otras personas. Por eso hay que prever que hay que buscar información por nuestros propios medios.

Podemos suscribirnos a blogs y webs de interés para nosotros a través de “fuentes web” tipo RSS o Atom, para ser informados de cada actualización en los mismos (Wikipedia: “Una fuente web o canal web, en inglés web feed, es un medio de redifusión de contenido web. Se utiliza para suministrar información actualizada frecuentemente a sus suscriptores”. Más información en http://es.wikipedia.org/wiki/Fuente_web). No lo olvidemos: el primer miembro de Facebook, Google+ y sobre todo Twitter, que enlaza a un artículo recién colgado en un blog, tiene más posibilidades de que su mensaje sea relanzado por otros. Si eres el tercero en hacer referencia a ese site externo, nadie se molestará en relanzarte.

Por otra parte, hay servicios que nos permiten leer en un mismo espacio de internet todos los nuevos artículos de webs y blogs a los que nos hemos suscrito. Yo uso Google Reader, y supongo que hay muchos otros. Ojo, cuidado con pasarse en las subscripciones; hay que ser selectivos con las fuentes para luego no perder demasiado tiempo localizando cosas dignas de difusión.

Planificar la frecuencia de contacto y de introducción de contenidos clave

Hombre, es como todo. Cuanto más frecuentemente te vuelques con las redes, mejor para el objetivo que uno se marque. Pero hay que ser realistas. Esto no debe robarnos demasiado tiempo. Además es contraproducente saturar a nuestros interlocutores siendo pesados. Por otro lado, es bueno dosificar las entregas. Es decir, dejar que todos interlocutores vean lo que has puesto. Si se ponen cosas interesantes a diario, algunas podrían pasar desapercibidas y ser un esfuerzo baldío. Supongo que debe haber un equilibrio entre ser suficientemente visible y ser innecesariamente pesado.

Así que, ¿cuál es la mejor frecuencia para lanzar material propio a las redes sociales? La verdad es que en esta cuestión no tengo nada claras las opciones. ¿Qué es lo mejor? ¿Alguien me da alguna sugerencia?

De manera natural suelo ver mis cuentas de Facebook y Twitter a diario. Es una costumbre ya, normalmente al final del día. Así que relanzo información a diario (es lo más fácil, retuitear, pinchar algún “Me gusta” o compartir algo de otros). Google+, la visito con menor frecuencia: con menos contactos y mucho repetidos, suele perder frente a esas otras redes.

Por ejemplo, me gustaría establecer un cierto calendario de creación y difusión de contenidos propios. Escribir en el blog es muy interesante y me divierte, pero me exige mucho tiempo. Para mí sería una meta realista (pero exigente) colgar un artículo en Encéfalo Disperso al menos una vez al mes. En el Facebook del Superhéroe Vasco la frecuencia puede ser distinta, pues tengo mucho material acumulado de cuando publicábamos el tebeo en los años ochenta. Quizá subir allí novedades propias una vez a la semana esté bien.

Y hasta aquí llegamos por ahora. Ya veremos qué tal nos va con este plan y si merece la pena que comparta ese resultado aquí.

Anuncios

3 comentarios el “Uso personal de las redes sociales: un estudio de casos. El mío (II. La estrategia)

  1. Ángel
    9 septiembre, 2011

    Muy buen artículo. Felicidades.

    Me gusta

  2. biaffra
    13 diciembre, 2011

    ¡Buf, qué pereza! (No el artículo, que me ha parecido muy interesante, sino participar en todos esos medios) Un saludo

    Me gusta

  3. Joaquín Ágreda
    14 diciembre, 2011

    Angel: Gracias por el comentario. Estaba pensando en voz alta, básicamente. Me alegro de que te interesase.

    Biaffra: Yo hace unos meses no entendía para nada las redes sociales. Y me sigue pareciendo una chorrada fotografiar la tapa que te acaban de servir y retransmitirla al mundo. Pero al final, al amigo Burdinjaun le han venido muy bien. Ahora tiene un tebeo publicado y una Action Figure customizada por un artista vasco-chino, Mientras que hace nada, antes del cumple malagueño, estaba en coma profundo. Ese último impulso han sido las redes sociales. Y al mismo tiempo, desde una óptica de sociólogo, me parecen una fenómeno fascinante. Me intrigan. En fin, gracias por pasarte por aquí y leerte mi parrafada.

    Me gusta

Tus comentarios son bien recibidos.

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Información

Esta entrada fue publicada el 8 septiembre, 2011 por en Redes Sociales.
A %d blogueros les gusta esto: